¿Porque estás aqui?

Porque se trata de eso, de bailar en ropa interior un sábado antes de salir para sentirte una súper estrella, de sentirte en un videoclip cuando escuchas música subiendo las escaleras del metro, de no poder evitar un paso de baile cuando escuchas esa estrofa que cambió tu vida a golpe de beat.

Porque se trata de música al fin y al cabo. Pop, electrónica, reinas, clubbing y modernas que lo darán todo en las raves.

Tragadores de la mejor mierda.

Ecos de Extrarradio.

martes, 27 de enero de 2015

¡Chúpaos esa! - por Charli XCX


Charli XCX es una inyección interesante en ésta era oscura en la que el tráfico de talentos, las compra-ventas estúpidas de canciones escritas por Sia y Ariana Grande (Así, en general) son la ley.

Hablamos de inyección y no de revolución, porque Charli no es ninguna Lady GaGa, y desde luego ninguna Rihanna. Es una corredora de fondo sí, pero de otro tipo.

Escritora de éxitos, ambiciosa en la oscuridad y rebelde por vocación, Charli XCX ya ha intentado más de una vez asaltar el éxito, en forma de singles, mixtapes, e incluso de álbumes. Podemos compararla a una suerte de Sky Ferreira, pero a la inversa. A Sky nadie le hizo caso hasta que hizo algo criticado por ser tanto un cliché como algo genuino. Charli hizo un poco lo que le dio la gana y se comió los mocos, aunque lo que hacía era guay. Vease por ejemplo You (Ha Ha Ha), Nuclear Seasons o ésto:




Puede que antiguamente fuera mucho más guay ser fan de ella, pero nos la pela profundamente, de hecho, a día de hoy seguimos pensando que True Romance es algo duro de roer, aunque tiene grandes canciones. Muchos la acusan de haberse vendido, y porsupuesto que lo ha hecho.

Pero no hay nada de malo en ello. Al menos no en términos generales, ejem - Rita - ejem. Los hasta ahora tres singles de Sucker, porque por mucho que le joda a ella consideramos SuperLove parte de Sucker, han sido muy grandes.

Y el álbum en sí se ha estado gestando en momentos muy brillantes de ella. Estamos seguros. Ha conseguido lo que Lady GaGa quiso conseguir con Born This Way y no logró: Llevar el pop un poco más allá, inundando otros géneros con acierto. Ésta vez no es el metal, ni la electrónica profunda, si no el rock más petardo y el punk más superficial.

Charli casi casi ha cogido Bubblegum Bitch de Marina y ha conceptualizado todo un álbum con ése sentimiento de aburrimiento, dejadez y rebeldía.

Y, mira por donde, le ha salido bien.

01. Sucker

Track 1 y comparte el nombre del álbum, como si estuvieramos en los ochenta. Quizas no ha sido single porque es demasiado corta, rasgada y contiene insultos. Y no es tan pop como Boom Clap o Break The Rules. Pero es la canción más pegadiza del álbum. La única que recupera esos susurros rápidos de SuperLove que van súper bien con el instrumental.

Un inicio perfecto, que presenta el disco, nos mete en atmosfera y se termina antes de tres minutos. Y además nos traslada un mensaje que nosotros aplicamos en nuestro día a día desde hace años: Si nos entiendes, eres lo más, si no, pues no.

FUCK YOU, SUCKER!

8/10

02. Break The Rules



Meh. Break The Rules siempre fue un poco meh. Si no hubiera tenido vídeo y fuera desconocida nos saldría una sonrisa, porque no la tendríamos tan machacada. Letra guay, guitarras ruidosas y un estribillo para chillar en esos días que no quieres aforntar la realidad.

Un sentimiento tonto y adolescente, pero que es necesario a veces. Suena demasiado a hace un par de años, con ese estribillo instrumental. Los na-na-na-nas en cambio sí que nos gustan. Eso sí. No deja de ser una canción notable.

7/10

03. London Queen

Canción que conocimos desde hace eones, nos parece de las mejores. De hecho, el álbum empieza muy a tope, y las primeras seis o siete canciones se disfrutan muchísimo. En concreto el principio de London Queen nos recuerda un poquito a ésto, lo cual nos parece maravilloso.

O cuando hace aliteraciones

Ride away from Holloway
I said mum, this isn't a holiday

O cuando nos ofrece unos de los mejores ganchos de la música del pop contemporánea, con permiso de Venus.

When I'm driving on the wrong side of the road
I feel like JFK you know

Perfecta para chillarla en el coche cuando conduces mientras llevas puesta esa chaqueta de cuero de Stradivarius. De hecho, puede que ésta canción justifique la existencia de esa chaqueta en tu armario.

7.5/10

04. Breaking Up



¿Buzz single? ¿Tiene Charli XCX la maravillosa idea de copiar a Marina y sacar todas las canciones con vídeo #PorQueSomosIndiesYGuays? Pues viendo los resultados ojalá. Otra canción con guitarra enfadada, pero no en plan cutre como hizo Rihanna, si no bien.

Guay porque todas las veces a veces, hemos caíds ante la estúpida insitencia de alguien en la oscuridad de la discoteca. Y ésta canción nos entiende súper bien al día siguiente. Porque nos dijiste que nos amabas, y te dijimos "Venga va", porque una amiga nos dijo "Tía, venga dale. Que más da."

Resaca emocional, odio y bla bla. Tienes banda sonora para ése momento desde ya.

7.5/10

05. Gold Coins

Desde The Fame Monster (así, a lo loco) que no oíamos tantos temazos seguidos. Gold Coins es, a riesgo de que nos llameís gilipollas, la mejor canción del disco, empatada con SuperLove en la cima.

La temática es de rubia, frívola y sólo sirve para cuando cobras y JUSTO DESPUÉS SALES DE FIESTA. Ese momento en el que empiezas a cambiar billetes de 100 por gin-tonics como si lo fueran a prohibir. La producción es pausada, y la letra no da tregua, hilando gancho tras gancho, y desembocando en un estribillo maravilloso.

Lo malo es que el puente, súper de pegar palmadas en el concierto mientras ella canta en un micrófono de pie, es muy corto. Esperamos que lo alargue. Gold Coins podría durar siete minutos, y nos daría igual.

10/10

06. Boom Clap 



El temazo que la ha catapultado a la fama. Pop. No, POP, en estado puro. Aquí os explicamos porque Boom Clap es lo más y Break The Rules no tanto, así que no vamos a repetirnos.

9/10

07. Doing It

Primer problema del álbum: Doing It no es una mierda. De hecho es guay. ¿Más guay que las anteriores? No. Al nivel de Break The Rules. Entonces, ¿Cual es el problema? Que no se le ha ocurrido otra cosa que llamar a Rita pesada Ora, con todo su talento, para colaborar en el vídeo.



Nosotros nos quedamos con la versión original, más que nada porque Rita no aporta NADA al tema. Entonces os preguntareís, ¿Entonces porque sale en el vídeo? Pues nosotros tampoco lo sabemos. Como el verso de Rita aporta tan poco como su presencia, nosotros hubiéramos preferido en el vídeo a una tía buena random, amiga de ella, en plan Marina, por ejemplo, para que ya así alguien se entere de que va a sacar álbum o algo.

El vídeo guay, muy en la línea estética del resto de los vídeos, y la canción muy guay. Un sentimiento de esos que nunca pasa de moda. La bailarás. En el botellón, pero lo harás.

7/10


08. Body Of My Own 

Volvemos a alejarnos de los sonidos más contemporáneos para hacer una cover de cualquier mierda con bien de leopardo y melenas de hace casi cuarenta años (!). Y solo ésta mujer podría haber hecho ésto de una manera tan airosa. Suena a Icona Pop porque es muy gritona y eufórica, la base no cambia ni un milimetro en toda la canción, pero ni falta que le hace. Tiene por ahí un sintetizador ochentero y unos de los versos más inteligentes del disco.

Lo mejor: Que va de masturbarse porque se ha cansado de aguantar las gilipolleces del pavo al que se estaba tirando y el puente. ESE PUENTE. Inmenso.

Lo peor: No hay doble repetición del estribillo después del puente, lo cual es imperdonable. Para ser una canción sobre masturbación te deja muy a medias.

6/10

09. Famous

Las guitarras cansan un poquito ya, pero puede que la guitarra de garaje sea para Charli lo que la guitarra acústica para Taylor Swift o un secador de pelo para Jennifer Lopez.

Está guay, pero a un novel inferior. Su gran fallo es que repite la fórmula de las otras canciones y ni siquiera se preocupa de evolucionar en el estribillo. Y eso en el pop también es imperdonable. Además ya tenemos Gold Coins para creernos guays mientras compramos champán y fingimos que nos gusta.

5.5/10

10. Hangin Around

Uhm. Primer chascazo gordo. Relleno. Que en tus días piensas que sí, pero lo cierto es que apesta a mediocridad. 

3.5/10

11. Die Tonight

Nos olvidamos de las guitarras y empezamos con el estribillo. La canción básicamente es como una mezcla entre Break The Rules y So Happy I Could Die, pero sin eh-eh-ehs ni post estribillos para bailar levantando los brazos.

Podría ser de una Selena Gomez cualquiera.

5/10

12. Caught I The Middle

Y dejamos un poquito de lado la rebeldía, los cubatas y los besos en los cuartos oscuros para ponernos un poco intensos, pero de una manera que sí que encaja en el álbum, no como otras, que intercalan canciones sobre zorrear en la discoteca con otras sobre lo importante que es que te cuiden en el amor.

Un mensaje relativamente innovador en el pop, con el que puedes identificarte, un título repetido 1265 veces para que quede clarito y un estribillo lento, cantable y muy MUY bailable. Muy de las Spice Girls cuando iban de chicas buenas que sabían lo que hacían.

6.5/10

13. Need Ur Luv

Normalemente no permitimos a las blancas que escriban mal, pero ésta vez lo pasamos por alto porque la canción es chocha, nostálgica y nos hace titlín en la tripita. 

Porque ella también tiene resacas donde no se emborracha, y de repente siente que le hace falta que otro ser humano con cazadora vaquera y flecos lo abrace para sentirse como si no hubiera sido una zorra. Así sí.

Así sí. 

7.5/10


Y ahora vamos con el único bonus track y con SuperLove. Valiente zorra, anda que no meter SuperLove ni como bonus track... que insensatez.

14. Money (That´s What I Want) 

Como rareza no está mal. Menos mal que por lo menos es corta. Pero Gold Coins. En serio. 

4.5/10

15. SuperLove



Ésto sí que es de juzgado de guardia. Mira que no meterla. Nosotros la hemos metido, al final, para siempre volver a empezar desde Sucker de nuevo. Porque SuperLove fue lo más cuando salió. ¿Donde terminó? Dios sabe. Y además, ¿No sería maravilloso que el final se SuperLove enlazara con el comienzo de Sucker en una transición vocal para no poder dejar de escuchar nunca el disco?

Fuck you, Charli, por no meterla.

10/10



Y así concluye uno de los ejercicios más ridículos de 2015, sólo habiendo empezado. Haciendo suya una pose de maxigafas y cuero que bien podrían pertenecer a 2011, Charli recupera el espíritu pop de gente que normalmente iría de la mano de Max Martin o Xenomanía para presentarles a Shampoo.

Hemos mencionado a las Spice Girls, a Icona Pop, a Jennifer Lopez y a Marina And The Diamonds tres veces (!). Puede que el disco tenga dos canciones malas y una nefasta decisión de bonus track, pero es en general muy salvable, bailable y pegadizo.

Guitarras que suenan a pop sin pretensión y sintetizadores al servicio de patadas con botas de combate. Faldas manchadas de cerveza y más gafas de sol, para un disco que  habla sobre estar enamorado, emborracharse, ser rico y volverte a emborrachar mientras le gritas a esa zorra que se joda.

Es estúpido, osado y completamente infantil, pero, ¿Es que a caso el pop no lo es?

FUCK YOU, SUCKER!

2 comentarios:

  1. la portada original te parece una mierda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo cutre sí que es.

      ¡Gracias por leernos!

      Eliminar