¿Porque estás aqui?

Porque se trata de eso, de bailar en ropa interior un sábado antes de salir para sentirte una súper estrella, de sentirte en un videoclip cuando escuchas música subiendo las escaleras del metro, de no poder evitar un paso de baile cuando escuchas esa estrofa que cambió tu vida a golpe de beat.

Porque se trata de música al fin y al cabo. Pop, electrónica, reinas, clubbing y modernas que lo darán todo en las raves.

Tragadores de la mejor mierda.

Ecos de Extrarradio.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

MTV Europe Music Awards, más aburrido que nunca



Un año más asaltan la red los galardones que menos interesan de todos, quitando los Grammys: Los que concede MTV. Porque ningún premio MTV se hizo para que sus premios le importaran a alguien. Estas largas galas presentadas por gente que supuestamente es famosa, seguidos de gags que supuestamente son graciosos,  no tienen la menor pinta de merecer la pena. Sin embargo hay algo que nos mantiene en vilo hasta el día en que llega, pensando que irás a verlo a cualquier país del norte de Europa, o, mucho más común, que agonizarás hasta altas horas de la madrugada para tragarte la alfombra roja y la gala en sí en algún streaming que no te flaquee.

Y ese algo son las actuaciones que marcan un antes y después en la historia, que te hacen escucharlas una y otra vez en tu iPod mientras piensas la coreografía y vestuario que llevarás en el play back de tu pueblo mientras las realices.

Porque todos hemos querido restregarnos por la jungla con una pitón al cuello vestidos solo con un tanga, que nos besen las dos novias después de que saliéramos de la tarta o que nos arda el piano en clase de solfeo mientras que miramos al horizonte muy convencidos. ¿No? Vaya hombre.

Actuaciones que las divas tardan semanas en preparar y que se graban a fuego en nuestras retinas, para bien, o para mal. 


Pues no ha habido mucho de esto esta vez, que queréis que os diga. Mucho Selena Gómez (Con cutri actuación incluida), escenario súper guay, hombre desnudo y ya. También cantaron gente que sabe tocar instrumentos, y a eso no se le puede llamar performance. Tampoco a lo de Justin Bieber, a quien todos deseamos que le cambie la voz de una puta vez para que deje de berrear. Adam Lambert también destrozó algo por ahi.

Sin embargo, hay unos pocos que intentan ofrecer un show digno como si estuviéramos viviendo hace 10 años.

LMFAO - Party Rock Anthem



La canción no era mala cuando salió. Luego le pasó como a muchas, que cada vez que escuchas sonar los primeros acordes te invade el amargo sentimiento de huir o cambiar de canal. Es lo que tiene pegar un pelotazo cuando menos te lo esperas. Además tiene tantos featurings que absolutamente nadie sabía quien iba a cantar qué hasta que salieron del flotador-zebra. Porque son gente sencilla, y asistir al evento en helicóptero les parece un ensañamiento innecesario. El resto predecible, desafinamiento total, pasando de bailar, mucho confeti y enfocando de lejos, muy party, vaya.

Aun no sé como cantaron su megatrillado single si tienen otra docena en el mercado, mucho mejores. Una buena presentación de Champagne Showers, One Day o el más reciente y cachondo Sexy and I Know It hubiera sido mucho más inteligente. O un Mash Up, con lo bien que quedan en los premios, oiga. Pero estamos hablando de gente que colabora con futuras Pussycat Dolls, esperamos demasiado.

En cuanto el robot bailarín cante y produzca, se quedan todos sin curro.

Pero mira que es cutre salir de un flotador, coño.




La canción es de las mejores (si no la mejor) de Born This Way. Cañera, coherente con el sonido del álbum, electrónica y sin perder el sello GaGa. Como un Dance In The Dark venido a menos. Porque Stefani JAMÁS conseguirá componer semejante obra maestra. Pero la actuación fue un flop. Súper profunda y con un montón de interpretaciones, como siempre. Disfrazada con muy mala intención por Paco Rabanne de sartén, aparece tumbada encima de una luna (¿?) mientras arde fuego al fondo. Está bien, el fuego ardiendo de fondo es casi obligatorio, pero pasarse toda la canción tumbada encima de la luna como si fueras el Spútnik no te va a ayudar a promocionar el single. 

O sí, quien sabe. Por algo a todos nos terminó gustando Gimme More: porque era increíble.

Para el último estribillo baja con los bailarines (Que deben de estar hasta la seta de ella, porque son siempre los mismos) a marcarse una coreo con un conjunto de lencería de los que se venden el sexshop de la esquina. El pelo, muy Blond Ambition, como lo marca la tradición. 

Ella canta muy bien, chilla, corre de un lado para otro, y todo apunta a que la luna va a abrirse para transformarse en un gran altar de sacrificios donde todos los bailarines sucumben a la muerte en una orgía de destrucción y ensangrentamiento mientras GaGa los masacra utilizando una espada con forma de crucifijo mientras suena de fondo el drop de Goverment Hooker.

Pues no, no pasa nada de esto. Ella baila la coreo, termina la canción y se apoya en la luna porque está fatigada. La coreo consiste en estirar los brazos hacia la derecha y luego la izquierda mientras das pasitos, por cierto. Cuesta abajo y sin frenos, guapa. Como en el vídeo te marques semejante mierda de baile vas a flopear por primera vez en tu vida. Avisada estás.

Jessie J - Price Tag (Id a la web oficial a ver el vídeo, que no está en el youtube)



Esta es la buena. Intro guay, buenas vocales y baile acertado. Buenos bailarines. Buena canción. Esta chiquilla está dispuestísima a que alguien le haga caso fuera de UK y lo está consiguiendo. Simplista pero currado, efectivo. No pedíamos más, la verdad.


El resto no nos importa. No podíamos esperar más en unos premios donde Jason Garrulo hizo acto de presencia, Katy Perry ganó a la mejor presentación en directo (ver para creer) y el premio a los mejores fans (¿Hola?) se lo dan a los Little Monsters.

Esperaremos con ansias la siguiente gala, sea cual sea (son los Grammys, vaya putada) para ver alguna buena actuación de alguien que sepa del Chow Business. Hasta entonces, seguiremos ensayando lo de ponernos una pitón al cuello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada